Triduo en Honor a Ntra. Madre y Sra. del Amor Hermoso (1º día de Triduo)

Escrito el Dic 5, 2014 en Cultos y Formación | 0 comentarios

Lectura del Santo Evangelio según San Mateo. (Mt 9,27-31):  Cuando Jesús se iba de allí, al pasar le siguieron dos ciegos gritando: «¡Ten piedad de nosotros, Hijo de David!». Y al llegar a casa, se le acercaron los ciegos, y Jesús les dice: «¿Creéis que puedo hacer eso?». Dícenle: «Sí, Señor». Entonces les tocó los ojos diciendo: «Hágase en vosotros según vuestra fe». Y se abrieron sus ojos. Jesús les ordenó severamente: «¡Mirad que nadie lo sepa!». Pero ellos, en cuanto salieron, divulgaron su fama por toda aquella comarca.


COMENTARIO:

Jesús les pregunta: ¿Creéis que puedo hacer eso?. Y ellos responden: Sí, Señor.

En este primer viernes de Adviento, en el que comenzamos el Triduo en honor a Nuestra Madre y Señora del Amor Hermoso, el Evangelio nos presenta a Jesús en el centro de la escena y dos ciegos que se le acercan llenos de fe y con el corazón esperanzado.

Habían oído hablar de Él, de su ternura para con los enfermos y de su poder. Estos trazos le identificaban como el Mesías. ¿Quién mejor que Él podría hacerse cargo de su desgracia?

Los dos ciegos,  en comunidad, se dirigen hacia Jesús y al unísono realizan una plegaria de petición a quien nombran con el título de “Hijo de David”. Quieren, con su plegaria, provocar la compasión de Jesús: «¡Ten piedad de nosotros, Hijo de David!» (Mt 9,27).

Jesús pone a prueba la fe de éstos preguntándoles: «¿Creéis que puedo hacer eso?» (Mt 9,28). Si ellos se han acercado al Enviado de Dios es precisamente porque creen en Él. A una sola voz hacen una bella profesión de fe, respondiendo: «Sí, Señor».

Y Jesús concede la vista a aquellos que ya veían por la Fe. En efecto, creer es ver con los ojos de nuestro interior.

REFLEXIÓN:

 

No pongamos en duda nuestra Fe hacia Jesús, Señor.

Este tiempo de Adviento es el adecuado, también para nosotros, para buscar a Jesús con un gran deseo, como los dos ciegos, haciendo comunidad, haciendo Iglesia, haciendo HERMANDAD.

No puede haber mejor forma de buscar a Jesús, que hacerlo a través de su Madre María, Madre del Amor Hermoso.

Acompañemos a la Reina del Amor Hermoso en este Triduo que hemos comenzado hoy para que ella siga ayudándonos a encontrarnos con Jesús y no vacilar en nuestra FE.

                                                         20141205_195548 20141205_195255                                                                                                                           VOCALÍA DE CULTOS Y FORMACIÓN

Compartir en:
  • Print
  • Facebook
  • Twitter
  • Google Bookmarks
  • Add to favorites
  • Meneame
  • RSS
  • Tuenti

Haz un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *